13 de diciembre de 2017

Lo que le faltó a la final bogotana

Foto: Wikimedia Commons, usuario Kl45.
Algunos aspectos le quitaron la naturalidad a la final entre Millonarios y Santa Fe, particularmente frente a temas de antaño que se han perdido.

Era otra, y una mejor época, en la que los hinchas de los dos equipos podían compartir en el estadio. Se podían mezclar hasta la década de los 80, pero a mediados de los 90, y con la llegada de las 'barras bravas', que hicieron que de a poco se alejaran las familias de los estadios, y por consiguiente la separación de barras, y lo que vemos ahora que es o un estadio 'azul' o un estadio 'rojo'.


Otro asunto es el de los uniformes, ya que como ha ocurrido en los clásicos recientes, y en el partido de ida, el equipo que es 'visitante' usa su segundo uniforme, lo cual no ocurría. No había problema que Millonarios jugara de azul y blanco, y Santa Fe de rojo y blanco. Ahora la recomendación de FIFA para televisión ha sido adoptada del todo por los canales, y la organización del espectáculo quitándole así también una parte de naturalidad.


Finalmente, la fiesta es bogotana, y así lo ha querido mostrar el Distrito, con mensajes de unión y paz como el del (impopular) alcalde Peñalosa, con los referentes de los equipos.


No obstante, la fiesta no fue completa al menos en el partido de ida de mitad de semana, ya que no fue declarada la tarde cívica o alguna excepción, lo cual sí ha ocurrido en otras ciudades con eventos similares. La preocupación por la seguridad pudo ser factor para que no ocurriera.

Por lo pronto, que gane el mejor en la cancha y que haya celebración en paz o tristeza de igual manera para ganadores y perdedores del espectáculo de la inédita final bogotana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario